Renunciando a la fantasía

14.11.2013 00:00

Tengo un nítido recuerdo de mi primer día de colegio en los años 80 en primero de EGB con 6 años. Me resultaba absolutamente insoportable estar alli y nada interesante para mi, no sólo que lo pareciera, ahora que soy adulta lo constato, pero entonces para aportarme a mi misma algo placentero y evitar la frustración del presente, evocababa en mi mente con todo detalle de sensaciones internas, desde la visualización de imágenes hasta las sensaciones auditivas o tactiles, la fantasía de nuevos episodios inventados de mi héroe preferido de dibujos animados: Ruy, el pequeño Cid, del cual estaba sin duda enamorada y cuando no me gustaba la vida, sobre todo la escolar, me escapaba a mi fantasia con él y entraba en un verdadero trance mágico y poderoso que cuando yo era niña se llamaba simplemente jugar.

Ahora la fantasía que me ayuda a evitar la frustración recibe otro nombre. Lo llamo trampa. Se presenta como algo dulce que me señala la puerta de salida del dolor, de los límites de la realidad actual, de la frustración, de los celos, del conflicto… y me anima a cruzarla, a escapar, a darle poder al sueño, a emborracharme con la ilusión una y otra vez. Cuando esto ocurre este mecanismo aprendido en mi infancia me roba el dolor que necesito sentir para contactar con la realidad y darme cuenta de los límites, escuchar, percibir la realidad tal y como es, y decidir lo que yo quiero hacer. Ya no soy una niña de 6 años que no puede levantarse de la silla de un aula de un colegio que detesta y salir por la puerta y encontrar algo mejor para ella. Soy una adulta que puedo sentir el dolor, la frustración y poner un límite. Sin embargo el mecanismo de la fantasia permanece ahí, susurrándome al oído que no voy a poder soportar el dolor, como si el tiempo no hubiera pasado y las experiencias de la vida no me hubieran tocado y transformado.

Ahora siento rabia. Esta rabia me gusta y le doy espacio dentro de mi: hoy me han llamado niña. Y esto me molesta, quizás porque cuando me lo han dicho refiriéndose a lo que se han referido, sea verdad y me moleste verlo, darme cuenta de las veces que sigo dándole poder a la fantasia y restándoselo a la realidad, ni siquiera me apetece empezar un diálogo con mi niña interna… como hubiera hecho en otro post de este blog, haciendo uso de la portentosa fantasía que nutre mi escritura.

Parece que hoy, exceptuando el video que he puesto en primer lugar, lo que me sale es poco… es sobrio…

-Está bien la sobriedad, no hay ningún problema con eso, tu fantasia es materia prima de la creatividad, crear cosas concretas, una a una, paso tras paso, esperando, disfrutando tranquilamente, igual que si te quedaras embarazada, esto es una metáfora para que lo comprendas, no es una fantasia, pero es una buena metáfora, quedarte embarazada e ir poco a poco, durante meses, gestando tu creación y luego parirla y amantarla con tu pecho, abrir tu pecho, entregarte, comprometerte: tener un hijo. Insisto, es una metáfora del hecho que puedes esperar para crear, esperar el tiempo necesario para que tu creacion se manifieste en el mundo: ¡puedes esperar! Por eso la sobriedad es tu aliada… Ir poco a poco recibiendo y dando. No es necesario que te emborraches con tu deseo, ya sabes a veces es simplemente un desastre, un derroche de energia y motivación para conseguir cero de realidad.

-Yaaa… ¿y qué hago con la niña?

-Pero ¿qué niña?… eso que tu llamas niña es un personaje disfrazado, caperucita roja que quiere seducir al lobo, siendo el lobo otra parte interna tuya, la que te dice esto no me gusta, siento rabia, frustración, y esto me duele… No es una niña, es una terrorista, que quiere despojarte de tu fuerza, de tu decisión, de tu capacidad para posicionarte en tus propios límites, de tu responsabilidad, de tu claridad sobre lo que quieres y lo que no quieres… A la niña ponla en su sitio, en el pasado, déjala en el tiempo en la que ella te ayudaba a salir de momentos difíciles y te otorgó con absoluta generosidad sus estrategias ganadoras para no sentir la frustración y el dolor de la vida de aquel momento… asume tu responsabilidad y ¡quítala de trabajar! ¡que es una niña! y ¡ponte a trabajar tú! ¿sabes lo que te estoy diciendo?… te estoy diciendo que no le des poder a tu fantasía, que aterrices en tu propio cuerpo y utilices el dolor, la frustración, la rabia, la decepción, el rechazo, el miedo, la fragilidad de este momento para crear la vida real que quieres para ti y que seguramente te aportará mucha satisfacción, eso te digo, que te permitas ser la mujer que eres.

Tema: Renunciando a la fantasía

Good info

Pharmd815 26.04.2016
Very nice site! <a href="http://ypxoiea2.com/ovyatyv/1.html">cheap goods</a>

Good info

Pharmc258 25.04.2016
Very nice site!

Good info

Pharme296 24.04.2016
Very nice site!

Good info

Pharmd415 24.04.2016
Very nice site! <a href="http://opeyixa2.com/qvovoa/1.html">cheap goods</a>

Good info

Pharmf293 23.04.2016
Very nice site! <a href="http://opeyixa2.com/rvqsqx/1.html">cheap goods</a>

Good info

Pharmg245 21.04.2016
Very nice site!

Good info

Pharmd276 21.04.2016
Very nice site! <a href="http://yieapxo2.com/qrovoq/1.html">cheap goods</a>

Good info

Pharmg935 20.04.2016
Very nice site!

Good info

Pharmd261 20.04.2016
Very nice site! <a href="http://opxaiey2.com/oyyatyy/1.html">cheap goods</a>

Good info

Pharmd334 19.04.2016
Very nice site!
1 | 2 >>

Nuevo comentario